Análisis El Shaddai: Ascension of the Metatron HD Remaster

El Shaddai: Ascension of the Metatron

El Shaddai no es sólo uno de los nombres de Dios en el judaísmo, sino también el título de un juego épico de Ignition Japan. Desarrollado bajo el nombre de El Shaddai: Ascension of the Metatron, el juego es una mezcla de RPG de acción que sumerge a los jugadores en un mundo rico en simbolismo religioso. Lanzado originalmente en 2011 para PlayStation 3, Xbox 360 y Android, el juego sigue las aventuras de Enoch, un sacerdote en busca de ángeles caídos. Trece años después de su lanzamiento inicial, El Shaddai: Ascension of the Metatron vuelve a Nintendo Switch, en Full HD, dispuesto a seducir a una nueva generación de jugadores ávidos de desafíos. Entonces, ¿ha evolucionado el juego? ¿Son las aventuras de Enoch más emocionantes que nunca? Descúbrelo en nuestro análisis completo, ¡donde desvelamos los misterios de este viaje divino!

Historia

Antes de nada, es más que necesario explicar el juego y su contexto. El Shaddai: Ascension of the Metatron es un videojuego lanzado en 2011 que se inspira en textos religiosos, en concreto en el Libro de Enoc, un texto apócrifo (que describe textos, escritos o libros que no están incluidos en el canon oficial de una religión o tradición) de la Biblia. La historia del juego presenta al personaje de Henoch, una figura bíblica que, según la tradición judía y cristiana, fue un hombre justo llevado al cielo sin morir.

En el juego, Dios, llama a Enoc para que salve a la humanidad de la destrucción causada por los ángeles caídos que desobedecieron a Dios. Estos ángeles empezaron a revelar secretos divinos a los humanos, provocando el caos y la corrupción en la Tierra. Para evitarlo, Enoch es enviado a perseguir y derrotar a estos ángeles caídos y a sus monstruosas criaturas. Le acompaña Lucifer, que le aconseja deteniendo el tiempo. Enoch se encuentra armado con una serie de armas sagradas y debe enfrentarse a una variedad de enemigos y obstáculos sobrenaturales mientras explora entornos fantásticos y misteriosos.

Historia El Shaddai: Ascension of the Metatron

Si el argumento de El Shaddai parece un poco complejo, es perfectamente normal. La dirección del juego está en manos de Takeyasu Sawaki, que también ha colaborado en Capcom y Clover Studio en títulos emblemáticos como Viewtiful Joe y Ōkami. El juego mezcla elementos de mitología religiosa con elementos de fantasía, creando una narrativa fascinante y a menudo metafórica. Explorando temas de fe, redención y lucha contra el mal, el juego ofrece una experiencia narrativa rica y compleja que invita a los jugadores a reflexionar sobre cuestiones espirituales.

Un mundo místico y religioso

Si aún no has tenido la oportunidad de ver los tráilers de El Shaddai: Ascension of the Metatron, podemos decirte que esta experiencia visual es absolutamente impresionante. La estética del juego es realmente su punto fuerte indiscutible. Cada elemento visual, cada detalle, está cuidadosamente pensado para crear una atmósfera inmersiva y psicodélica.

En cuanto te pones en la piel de Enoch, te transportas a un mundo en el que los límites entre realidad y fantasía se difuminan. Los escenarios son sencillamente surrealistas, combinando armoniosamente elementos tomados de la antigüedad con visiones futuristas. Esta yuxtaposición crea una experiencia visual realmente única que no se encuentra en ningún otro juego. Algunos entornos incluso se atreven a salirse de lo común, ofreciendo paisajes que transgreden nuestras expectativas y nos desafían a cuestionar nuestra concepción de cómo debe ser el mundo de un videojuego.

graficos El Shaddai: Ascension of the Metatron

Compuesta por el talentoso Masato Kouda, la banda sonora del juego es inquietante y emotiva, y encaja a la perfección con la estética mística y religiosa del universo. Las composiciones musicales de Kouda varían en función de los entornos y las situaciones a las que se enfrenta el jugador.

Jugabilidad

El juego mezcla elementos de combate con el género de plataformas. No hay verdaderos tutoriales que te guíen en la jugabilidad, pero te adaptas rápidamente a la dinámica del juego. Los botones de combate y los saltos siguen siendo las teclas principales del juego. Incluso puedes encadenar combos pulsando rápidamente las teclas de combate. En definitiva, la jugabilidad del juego no es muy complicada. Los enemigos aparecen generalmente en grupos de tres y rompen tu defensa, que a veces puede ser poco útil.

Los jefes del juego, los Ángeles Caídos (Azazel, Ezequiel, Shemhazai y muchos otros de la Biblia), requieren un enfoque más táctico. De hecho, varias armas celestiales (tres para ser exactos) te resultarán útiles en la batalla. Tendrás a tu disposición la espada sagrada, proyectiles en forma de minidrones y escudos. Puedes robar el arma de tu oponente si no tienes con qué atacar, o si prefieres cambiar de arma. Tú eliges en función de tu estilo de lucha y, sobre todo, de tu adversario.

En cuanto a tu salud, 5 pequeños fragmentos en la parte superior de la pantalla te lo indicarán. Ten en cuenta también que si tu medidor cae a cero (lo que ocurre a menudo), puedes pulsar frenéticamente el botón A para volver a la vida antes de que Enoch cierre los ojos y muera para siempre. En cuanto al plataformeo, hay un cierto desafío, ya que es difícil encontrar tu lugar en el espacio cuando saltas en 3D (sí, es molesto fallar un salto cada vez).

experiencia de juego El Shaddai: Ascension of the Metatron

En cuanto a las plataformas 2D, hay una auténtica sensación de viaje que se vuelve muy divertida a medida que avanza la historia, y los escenarios consiguen a menudo crear una buena atmósfera. Sin embargo, la mezcla de estos dos géneros no siempre funciona, y el ritmo, especialmente la narración, se resiente como consecuencia. Una fase repetitiva tras otra acaba perdiendo todo el sentido cuando lo único que quieres es terminar el juego. Además, los ángeles caídos interrumpen a menudo el ritmo del juego, para desaparecer después de 3 o 4 golpes.

Experiencia de juego

Aunque El Shaddai: Ascension of the Metatron consigue fusionar los elementos de un juego de plataformas y un juego de acción, es una pena que la experiencia general del juego a veces no consiga cautivar del todo a los jugadores hasta el final. A pesar de sus innegables cualidades, el juego adolece de una serie de defectos que dificultan su inmersión.

En primer lugar, los numerosos fallos, sobre todo en los saltos y las armas, perturban la experiencia de juego y frustran a los jugadores. Estas imperfecciones técnicas dificultan la fluidez de la jugabilidad y pueden hacer que ciertas secuencias resulten especialmente frustrantes.

Además, la longitud de los subtítulos es a menudo inferior a la de los propios diálogos, lo que puede hacer que la narración sea confusa y difícil de seguir, lo que resta inmersión en el universo del juego. A pesar de que los decorados y la atmósfera evocan a veces la estética épica de un conocido RPG (¿adivinas cuál?), el aspecto religioso del juego no siempre consigue generar un verdadero interés.

Incluso la incorporación de elementos inesperados, como las carreras de motos a mitad del juego, no siempre consigue inyectar dinamismo a la experiencia. También hay una falta de diversidad en las mecánicas de juego, especialmente teniendo en cuenta las mejoras introducidas desde su lanzamiento inicial en 2011. En general, se tarda unas 10 horas en completar el juego.

En general, aunque El Shaddai: Ascension of the Metatron puede gustar a algunos jugadores por su estética única y su mezcla de acción y plataformas, no convencerá necesariamente a todos los aficionados a los RPG de acción. Las deficiencias técnicas y una narrativa a veces confusa pueden limitar el atractivo del juego para un público más amplio.

Conclusión

El Shaddai: Ascension of the Metatron ofrece una experiencia de juego que mezcla acción y plataformas, pero adolece de una serie de defectos que lastran todo su potencial. A pesar de sus innegables cualidades visuales y su notable estética, sobre todo en sus escenarios y ambientación que a veces recuerdan a las grandes epopeyas de la serie Final Fantasy, el juego lucha por cautivar plenamente a los jugadores hasta el final.

Los fallos técnicos, los problemas narrativos y la falta de diversidad en las mecánicas del juego pueden frustrar a los jugadores y limitar su inmersión en el universo del juego. Aunque se han introducido mejoras desde su lanzamiento inicial en 2011, el juego sigue sin estar a la altura de las expectativas de los aficionados a los RPG de acción.

En definitiva, El Shaddai: Ascension of the Metatron puede gustar a algunos jugadores por su estética única y su mezcla de acción y plataformas, pero no convencerá necesariamente a un público más amplio debido a sus carencias técnicas y narrativas.

PUNTOS POSITIVOS

  • El universo del juego
  • El paisaje sonoro
  • Las diferentes armas
  • Facilidad de juego

PUNTOS NEGATIVOS

  • Bugs
  • El ritmo de la historia
  • El combate, a menudo repetitivo
  • Subtítulos desincronizados con los diálogos
  • Pocas características
  • Los mismos fallos que las versiones anteriores
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *