Realme GT3: opiniones, características y precio | Review

realme gt3

En nuestras manos desde hace unos días, este Realme GT3 es en realidad otra reencarnación de un smartphone lanzado hace algún tiempo en China; me refiero por supuesto al GT Neo 5, cuyas características ya conocemos. Hablamos de un producto con unas especificaciones que, ofrecidas al mismo precio con el que se lanzó el Realme GT2 el año pasado, lo convertirían sin duda en una alternativa muy interesante en un segmento de mercado extremadamente saturado.

Realme aún no ha anunciado el precio oficial en España ni la fecha de lanzamiento, algo que no ocurrirá pronto. Pero independientemente de eso, os lo contaré todo en esta review del Realme GT3.

Análisis Realme GT3

Analizamos las características técnicas y especificaciones del Realme GT3:

Diseño

Empecemos inmediatamente echando un vistazo al diseño, que es sin duda uno de los elementos distintivos de este producto. El elemento que lo distingue claramente de la masa es, sin duda, la parte transparente de la tapa trasera. Bajo esta «ventana» asoma la representación del SoC Qualcomm Snapdragon 8+ Gen 1. Evidentemente, no se trata del chip real, que está situado más abajo y sería invisible de todos modos porque está cubierto por la cámara de vapor utilizada para su refrigeración.

Alrededor de este falso SoC hay un anillo de LEDs RGB que se iluminan en diferentes tonos cuando se reciben notificaciones. Este anillo de LEDs es obviamente personalizable en cuanto a colores, frecuencia y velocidad de iluminación, de modo que es posible distinguir de un vistazo los distintos tipos de notificaciones recibidas. Es sin duda un truco peculiar que resultará especialmente útil a quienes suelen colocar el smartphone boca abajo sobre la mesa.

Las dimensiones son generosas y el uso con una sola mano es prácticamente imposible. Sobre el papel, el peso también es significativo, con 199 gramos que, estando probablemente bien repartidos, a primera vista parecen mucho menos. En cuanto a los materiales, sin duda se podría haber hecho más: el marco es totalmente de plástico, mientras que la tapa trasera debería ser de cristal. Por último, el cristal frontal es un Dragontrail Star 2, similar al Gorilla Glass VIctus 2 en términos de resistencia a los arañazos y a la rotura.

No hay certificación IP de ningún tipo ni grado, pero aun así debería ser resistente a salpicaduras de agua y lluvia. Luego, a lo largo del bisel están los elementos habituales: botón de encendido, control de volumen, varios micrófonos, USB-C solo 2.0 y un apreciable sensor de infrarrojos. También está, por supuesto, el carro dual-SIM en formato Nano, que es la única manera de aprovechar la Dual-SIM ya que no hay soporte para e-SIMs. El sensor de desbloqueo por huella dactilar también se encuentra debajo de la pantalla y es rápido y preciso en todas las situaciones.

En general, podemos decir por tanto que no es un smartphone mal construido, pero hay muchos pequeños elementos que lo sitúan un par de escalones por debajo de los actuales topes de gama.

Pantalla

Y llegamos a la pantalla, un panel AMOLED de 6,74 pulgadas de diagonal con resolución 2772×1240 y una tasa de refresco máxima de 144Hz. No estamos hablando de una pantalla LTPO, por lo que la tasa de refresco es variable pero no baja de 60Hz. La tasa de refresco varía entre 60-90-120 y 144 Hz, dependiendo de situaciones y apps compatibles con frecuencias superiores a los 60Hz canónicos.

Pasando a la calidad visual del panel, tenemos entonces una luminancia máxima típica que Realme declara en 500 nits. El pico en HDR también se acerca mucho a los 1100 nits declarados, mientras que el brillo con boost, el que se activa en exteriores a plena luz del sol, debería ser de 1400 nits. La precisión en la reproducción del color también es buena, tenemos una cobertura sustancialmente completa del espacio de color DCI P3.

Francamente, se trata de una buena pantalla, útil para disfrutar de contenidos multimedia a la vez que es capaz de aprovechar la compatibilidad con HDR10+, que me ha funcionado correctamente con Netflix, YouTube e incluso Prime Video. Acompañando a este panel tenemos entonces un compartimento de audio estéreo formado por el altavoz de la base y la cápsula auricular que hace las veces de amplificador. Una configuración muy utilizada en la actualidad y que suele dar lugar, como en este caso, a un volumen bastante alto pero una calidad solo decente.

Las soluciones con dos altavoces dedicados suelen mejorar en este aspecto y, aunque sin sobresalir en fidelidad, ofrecen un mejor equilibrio entre frecuencias. Aquí hay un claro predominio de los medios, a veces realmente exagerado, ayudado también por los graves, que, como siempre, son bastante apagados. En resumen, todo está bien en caso de emergencia, pero si se quiere ver una buena película o escuchar música, mejor utilizar auriculares.

Por otro lado, el audio en las llamadas es bueno, con la cápsula dando un timbre fiel y ofreciendo un buen volumen tanto al usarlo en la oreja como en altavoz. La vibración, en cambio, no es ni muy fuerte ni demasiado precisa. Hay un motor lineal en el eje horizontal que simula una buena respuesta háptica, pero en general me hubiera gustado una respuesta más seca y potente.

Cámaras

Y mirando a la parte de la cubierta transparente en la parte posterior del teléfono inteligente, no podemos dejar de echar un vistazo a las cámaras, de las cuales hay tres, pero sólo dos realmente útiles: la principal con una lente estándar y la ultra gran angular. La tercera es, de hecho, una cámara con lente macro y zoom digital que simula el efecto obtenido con un microscopio.

Hablando en lugar del módulo principal, tenemos un sensor Sony IMX890 de 50 megapíxeles, que es algo así como el sensor que sustituyó al Sony IMX766 que encontramos en muchos de los productos de Oppo, y de otras marcas de móviles de gama media y media-alta. Además del sensor que acabamos de mencionar, esta cámara ofrece una distancia focal equivalente a 24 mm, un objetivo con apertura f/1,9, enfoque por detección de fase y estabilización óptica. El rendimiento es más que bueno a la luz del día y por la noche. Con buena luz tenemos colores brillantes, buen contraste, detalles bastante nítidos y también un buen manejo de las zonas de color uniforme, donde no se aprecian artefactos particulares.

La velocidad de enfoque es buena, así como el manejo de las imágenes a contraluz. Por la noche, por supuesto, las cosas son un poco diferentes, pero este módulo sigue siendo capaz de tomar buenas fotos. Esto es gracias al modo nocturno, que se puede seleccionar en los ajustes de disparo pero que también se activa automáticamente en el modo foto cuando tenemos la IA activa. Gracias a la estabilización óptica y a los algoritmos de procesado, podemos disparar utilizando velocidades de obturación más largas sin correr el riesgo de encontrarnos con situaciones de micromovimiento. La reproducción general es buena, los detalles se conservan bastante bien, las altas luces se manejan correctamente y en general tenemos tomas agradables con una buena contención del ruido.

Si nos fijamos en cambio en la cámara ultra gran angular de 8 megapíxeles, la calidad baja mucho, aunque no debemos dejarnos engañar por lo que vemos en la pantalla cuando estamos a punto de disparar. La imagen aparece muy borrosa y casi parece que no podamos enfocar. En realidad, la foto tomada es mucho mejor de lo que se ve, pero comparada con la cámara principal, se queda un escalón por debajo. En concreto, tenemos menor definición, detalles menos pronunciados (también debido a la resolución) y, en general, menor contraste. No obstante, la reproducción de los colores y el HDR siguen siendo buenos, bastante naturales y equilibrados.

También hay una cámara frontal para selfies con un sensor de 16 megapíxeles y sin enfoque automático, que captura imágenes de calidad decente en todas las condiciones. Definitivamente no es el aspecto en el que se ha centrado Realme, pero sigue siendo suficiente.

En cuanto al vídeo, la cámara principal llega hasta 4K 60 fps, mientras que la gran angular se queda en 1080p y 30 fps, lo que sinceramente es un poco bajo incluso para un smartphone de gama media. Con la cámara principal, en general se graban buenos clips, la estabilización óptica junto con la electrónica hacen un buen trabajo, el enfoque es bastante preciso y las imágenes son bastante nítidas y limpias.

Hardware

Como comentaba al principio, en el interior de este Realme GT3 hay un SoC de Qualcomm; en concreto, hablamos de un Snapdragon 8+ Gen 1, que era básicamente el chip tope de gama de Qualcomm hasta hace unos meses. El modelo cuenta con 16 GB de memoria RAM LPDDR5X, que pueden ampliarse hasta 20 aprovechando parte de la memoria de almacenamiento, que asciende a 256 GB en memoria UFS 3.1. ¿Era realmente necesario este 16/20 GB de RAM? No, pero ya sabes cómo les gustan estas cifras a los departamentos de marketing de las empresas.

Piensa que con 11 aplicaciones en uso y varias más en segundo plano, se llega a un máximo de 8-9 GB. Por supuesto, estas 11 aplicaciones están todas momentáneamente activas y listas para usar, pero se cierran al cabo de unos minutos para ahorrar un poco de batería. Dicho esto, sigue siendo un teléfono móvil apreciado por su rendimiento, siempre sensible, fluido, muy pocas incertidumbres esporádicas y una buena gestión térmica.

La parte de conectividad también es buena, y con razón. Tenemos WiFi de doble banda, Bluetooth 5.3, NFC para todo y, por supuesto, 5G. El módem X65 de Qualcomm hace bien su trabajo en cuanto a recepción: el cambio de celda es rápido, incluso moviéndome mucho en el coche no noté ningún problema en particular, e incluso activando y desactivando el modo avión la señal siempre se capta en unos instantes.

Software

Sólo unas palabras sobre el software. Evidentemente, estamos hablando de Android 13 personalizado con la interfaz propia Realme 4.0, que es básicamente un Color OS con otro nombre. La optimización es buena, así como el nivel de personalización, pero en 2023 realmente no soporto la presencia de todo ese bloatware. Parece poca cosa, pero encender el teléfono y seguir encontrándome con juegos y tiendas chinas a cuentagotas preinstalados no es lo mejor.

Batería

Bueno, aquí hablamos de autonomía pero sobre todo de recarga, que es sin duda la característica que más ha sorprendido de este Realme GT3. Bajo la carcasa se esconde un módulo de batería con una capacidad de 4600 mAh, y hasta aquí nada extraño, también porque la autonomía está absolutamente dentro de lo normal. Con un día de uso, incluso bastante intenso, se puede llegar a la noche sin demasiados problemas.

Pero donde destaca este smartphone es, sin duda, en la velocidad de recarga, que aquí llega hasta los 240 W, gracias al cargador de nitruro de galio y al cable de 12 A con sección aumentada incluido en el paquete. Con este nuevo paso en la tecnología SuperVOOC, el móvil puede cargarse por completo en unos 10 minutos.

Pero, ¿qué hay de la seguridad? En primer lugar, tenemos la certificación TUV, que no es poco, pero además Realme ha ideado una serie de trucos para preservar la vida de la batería. Por ejemplo, el smartphone se da cuenta de si estás en una situación de emergencia o no y ajusta la velocidad de carga del último 20% de la batería en consecuencia. Si está cargando a mediodía, probablemente necesitará que la batería se cargue rápidamente y, por tanto, apurará hasta el último. Si, por el contrario, estás cargando por la noche, una vez que alcanzas el 80% se ralentiza y termina de cargar más lentamente para preservar la integridad de las células. Y hablando más bien de la fisonomía del componente, en realidad nos encontramos con dos baterías separadas de 2300 mAh que se recargan cada una desde dos accesos, para un total de cuatro accesos sobre los que distribuir los 240W. En esencia, cada acceso tiene que transportar una potencia de 60W, que es mucho más manejable que los 240W totales. Según Realme, después de 1600 ciclos, la batería debería por tanto mantener un rendimiento superior al 80%.

Precio del Realme GT3

Pero claro, no podemos irnos sin hablar un poco del precio y posicionamiento de este Realme GT3. Antes de nada, déjame decirte que, al menos de momento, no lo veremos en el mercado español, por lo que son consideraciones hechas en base a supuestos precios. Sabemos, de hecho, que el precio de lista fijado para el lanzamiento mundial es de 649 dólares y, por lo tanto, echando un vistazo a la historia, imaginamos un precio de alrededor de 649 euros (¿en el mejor de los casos?).

¿Son pocos? ¿Son muchos? ¿Justo?. A 650 euros, choca con varios modelos de gama alta del año pasado, que desde entonces han bajado de precio, lo que hace realmente difícil preferir este Realme GT3. ¿Quieres algunos ejemplos? Dicho rápidamente: Samsung Galaxy S22, Xiaomi 12T y Xiaomi 12T Pro, pero también Moto Edge 30 Ultra y el más reciente Google Pixel 7. Ahora bien, con todos mis respetos para Realme, al mismo precio ¿de verdad dejarías un Pixel 7 en la estantería? Yo no.

Fuente: https://www.realme.com/es/

Nota: 8.4

Pros y contras:

  • Carga ultrarrápida
  • Vuelve el led de notificaciones
  • Gran hardware
  • Gran pantalla
  • Sin conectores de audio
  • Memoria no expandible
  • Falta una cámara con zoom
  • La batería no es la más espaciosa
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *