Input Lag o retraso de entrada: qué es, causas y cómo reducirlo

input lag o retraso de entrada

En este artículo vamos a darte todas las claves que necesitas para entender qué es exactamente el input lag, qué lo provoca y, sobre todo, cómo reducirlo para disfrutar de una experiencia de juego óptima.

¿Qué es el Input Lag?

El input lag es la latencia entre el momento en que se realiza una acción en un dispositivo de entrada (como un ratón, un teclado o un joystick) y la visualización de la respuesta correspondiente en la pantalla.

Esta latencia es especialmente importante en los juegos, ya que puede tener un impacto significativo en la jugabilidad. Cuanto menor sea el retardo de entrada, más rápida será la respuesta de la pantalla y más fluida la experiencia de juego.

Los jugadores experimentados suelen notar el input lag incluso cuando es muy bajo, ya que puede afectar a la precisión de sus movimientos y a su capacidad para reaccionar con rapidez ante situaciones de juego cambiantes. Por eso es importante saber cómo medir y reducir el input lag para mejorar la experiencia de juego.

Causas del input lag

Hay varios factores que pueden causar un elevado input lag en una pantalla o televisor.

Tiempo de procesamiento de la imagen

Uno de los principales es el tiempo de procesamiento de la imagen. Si una pantalla o televisor tiene un tiempo de procesamiento elevado, esto puede causar un retraso en la visualización de la imagen. Las tecnologías de visualización como las pantallas OLED tienden a tener tiempos de procesamiento más cortos que las pantallas LCD, lo que puede ayudar a reducir el retraso de entrada.

Calidad de la señal de vídeo

Otro factor que puede causar un elevado retraso de entrada es la calidad de la señal de vídeo. Si la señal de vídeo es de mala calidad, puede producirse un retraso en la visualización de la imagen. Los cables HDMI de baja calidad o los cables de vídeo dañados pueden causar problemas en la señal de vídeo y provocar un elevado retardo de entrada.

Efectos gráficos y funciones de juegos

Además, algunos efectos gráficos y funciones del juego, como el «suavizado de movimiento» o la «compensación de movimiento», pueden provocar un mayor retardo de entrada, por lo que es importante comprobar la configuración de la pantalla o el televisor y desactivarlos si es necesario para reducirlo.

Por último, algunos programas, como los de captura de pantalla o monitorización, pueden causar un elevado input lag, por lo que es importante cerrar estos programas cuando estés jugando para minimizar el input lag.

¿Cómo medir el Input Lag?

Existen varios métodos para medir el retardo de visualización, también conocido como input lag, en una pantalla o televisor. Uno de los métodos más comunes es utilizar una cámara o grabadora de vídeo para capturar la pantalla mientras realizas una acción en el dispositivo de entrada, como pulsar una tecla del teclado o un botón del mando.

Comparando el momento en que se realiza la acción en el vídeo con el momento en que aparece la respuesta correspondiente en la pantalla, se puede calcular el retardo de visualización. También hay software especializado que puede medir el retardo de entrada utilizando técnicas de escaneo de pantalla para detectar cambios en la imagen y calcular el retardo entre la acción y la visualización de la respuesta.

Es importante tener en cuenta que los diferentes tipos de pantalla (CRT, LCD, OLED) pueden tener diferentes tiempos de respuesta, y los diferentes videojuegos pueden tener diferentes requisitos de visualización, por lo que es importante medir el retraso de entrada en las pantallas o televisores que se utilizarán para jugar, para tener una idea precisa del nivel de retraso de visualización.

¿Cómo reducir el input lag o retraso de entrada?

Hay varias formas de reducir el input lag en una pantalla o televisor.

Pantalla o televisor con una frecuencia de refresco alta (120 Hz o más).

La frecuencia de refresco de la pantalla es un factor clave que influye directamente en el input lag. Define el número de imágenes que se muestran en pantalla por segundo; cuanto mayor es la frecuencia de refresco, más rápido se muestran las imágenes.

Una frecuencia de refresco alta reduce el retardo de entrada al mostrar las imágenes más rápidamente, reduciendo así el retardo entre la acción realizada en el dispositivo de entrada y la respuesta mostrada en la pantalla. El resultado es una experiencia de juego más fluida y envolvente, sobre todo en juegos competitivos o exigentes.

Activa GSync o FreeSync (si tu pantalla es compatible)

Uno de los métodos más eficaces es utilizar una tecnología de sincronización de pantalla como G-Sync o FreeSync. Estas tecnologías sincronizan la frecuencia de actualización de la pantalla con la frecuencia de imagen (FPS) producida por la tarjeta gráfica, lo que reduce significativamente el retraso de entrada. Sin embargo, es importante tener en cuenta que para utilizar estas tecnologías se necesita una pantalla y una tarjeta gráfica compatibles.

Desactivar V-Sync

V-sync es una tecnología utilizada para sincronizar la frecuencia de imagen (FPS) producida por la tarjeta gráfica con la frecuencia de refresco de la pantalla. Esto elimina el tearing, es decir, la distorsión visual causada por imágenes que no están alineadas con los bordes de la pantalla. Sin embargo, el uso de V-sync puede causar un retraso adicional en la entrada, ya que hay un retardo extra en la sincronización de los datos de vídeo.

Activación de Nvidia Reflex

Nvidia Reflex es una tecnología desarrollada por Nvidia que pretende reducir el retraso de entrada en los juegos mediante una combinación de técnicas de hardware y software para mejorar los tiempos de respuesta. Esto proporciona a los jugadores una experiencia de juego más fluida y envolvente con tiempos de respuesta más rápidos.

Entre las funciones de Nvidia Reflex se incluye la sincronización de pantalla para alinear la frecuencia de refresco de la pantalla con la frecuencia de imagen (FPS) producida por la tarjeta gráfica, lo que ayuda a reducir el retraso de entrada. También hay un modo de «baja latencia» que reduce los tiempos de procesamiento de imágenes para mejorar los tiempos de respuesta. Por último, la función «Comprobador de latencia» permite medir el retardo de entrada y comprobar el rendimiento del sistema.

Modo Juego en su monitor o televisor

Por último, es importante que compruebes los ajustes de tu monitor o televisor para asegurarte de que no están configurados para aumentar el input lag.

Normalmente, los modos por defecto de tu televisor tienden a aumentar el input lag debido al procesamiento adicional de la imagen. Por lo tanto, debes activar el modo de juego para asegurarte de que el retardo de entrada es el correcto.

Además, es importante comprobar ajustes como los efectos de movimiento, las opciones de procesamiento de imagen y las opciones de sincronización para asegurarse de que no causan una ralentización innecesaria. También es importante asegurarse de que los cables de vídeo están en buen estado y son de buena calidad para evitar problemas de señal de vídeo que pueden causar un elevado input lag.

Aumentar los FPS del juego

Los fotogramas por segundo (FPS) son un elemento clave que tiene un impacto directo en el input lag de los juegos. Los FPS determinan la fluidez de la animación y la calidad de la imagen, pero también influyen en la capacidad de respuesta de la pantalla. Cuanto mayor sea el FPS, más rápido se mostrarán las imágenes, lo que puede reducir el input lag.

Si los FPS son bajos, la pantalla tarda más en mostrar las imágenes. Esto puede provocar un desfase entre las acciones realizadas en el dispositivo de entrada y la respuesta mostrada en la pantalla, lo que puede dificultar el juego y hacerlo menos agradable.

Para aumentar estos FPS, basta con bajar la configuración gráfica del juego y/o la resolución. Por eso, muchos jugadores profesionales configuran sus gráficos al mínimo y juegan con pantallas de 1080p para obtener los máximos FPS.

La otra solución es simplemente actualizar tu máquina, comprando una GPU mejor, por ejemplo, para que puedas obtener más FPS del juego y disfrutar de un input lag aún menor.

Por último, puedes utilizar tecnologías como DLSS de Nvidia o FSR de AMD para mejorar los FPS y, por tanto, en la mayoría de los casos, también el input lag. Sin embargo, ten cuidado con DLSS 3 (generación de fotogramas), que en realidad aumentará el input lag.

¿Importa realmente el input?

El input lag es un factor importante a tener en cuenta para todos los jugadores, ya sean ocasionales o profesionales.

El desfase de pantalla puede causar problemas de sincronización entre las acciones realizadas en el dispositivo de entrada y la respuesta de la pantalla, lo que puede dificultar el juego y hacerlo menos agradable. También puede causar problemas de precisión y capacidad de respuesta cuando se juega a juegos competitivos o que requieren una gran precisión.

Sin embargo, si te gustan más los juegos de ritmo más lento, como los RTS o los juegos narrativos en solitario, tener un input lag muy bajo no tendrá necesariamente un impacto significativo en tu experiencia de juego: mientras no sea perceptible, no deberías preocuparte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *